Seguir

Excitebike

Vamos a toda velocidad

En los primeros años de las consolas y los videojuegos, muchas veces se trató de emular lo conocido y lo real antes de pasar a lo fantástico. Ya sea en historias, zonas geográficas conocidas o si no, yéndonos a algo más sencillo de ejecutar, los deportes. Teníamos de todo para escoger y muchos muy populares. En esta ocasión, pasaremos al ámbito de los deportes extremos y de carreras con el título Excitebike de la NES.

Es una carrera de motos

Acá seleccionaremos el modo de juego

Bueno, nuestro formato siempre trata de contar la historia o el argumento del juego antes de pasar a lo demás, pero ¿qué puedo contar sobre el Excitebike? La historia es inexistente, pero esto no significa que sea algo malo. Es un juego de deportes, de carreras para ser más específico, y no se necesita otra motivación ni un backstory para querer llegar primeros. Somos un competidor sin nombre en esta pista de motocross y nuestro deber es tener el mejor tiempo o llegar antes que todos los demás, fin.

Cómo olvidar esa música

Al ser un juego de NES, la capacidad gráfica y de sonido es muy limitada, pero esto no ha sido un impedimento para muchos desarrolladores capaces de entregarnos imágenes icónicas y piezas musicales que perduraron en el tiempo.

La música de cuando ganás es inolvidable

En el caso de Excitebike, lo gráfico es aceptable. Podemos notar un buen armado de sprites, aun en esencia solo hay 2 sprites animados distintos, la moto y el conductor (y un tercero si contamos el conductor sobre la moto). Los ambientes son pasables, una pista con gradas al fondo donde estará el público, y los obstáculos que encontraremos en la pista.

Respecto a lo musical, acá es donde descae un poco. Se le va a dar puntos extra al hacer piezas que perduraron en el tiempo, son solo 3 (según las que conté), que, si resultan ser muy icónicas y al escribir el review aún resuenan en mi cabeza, pero la ausencia total en el gameplay y solo escuchar el sonido de la moto, puede llegar a ser algo aburrido.

Quema el motor

Una dura competición

Pasando a la jugabilidad, es sencilla también. Tendremos 3 modos de juego: el primero será una carrera contra el tiempo, donde tendremos que superar el record de la pista para avanzar a la siguiente, el segundo será similar, solo que esta vez competiremos contra otros corredores, y, por último, un modo de creación de pistas, donde podremos diseñar nuestra propia pista de carreras, con obstáculos y todo, para después correrla. Este último modo tenía un plus en la versión japonesa, en el Famicom, ya que si se tenía el lector de discos del Famicom, uno podía guardar las pistas para compartirlas con otros usuarios.

Los dos primeros modos son los principales, cada uno consta de 5 pistas distintas que irán aumentando en dificultad. El objetivo será dar dos vueltas a la pista, tratando de llegar en el mejor tiempo posible. Al iniciar veremos a nuestro corredor en la línea de partida, también observaremos en la parte inferior derecha el tiempo que llevamos corriendo, seguido por un medidor de calor del motor de la moto y que tiempo necesitaremos hacer para llegar en 3er lugar. Para poder continuar con los niveles y no perder, tendremos que llegar, como mínimo, en 3er lugar.

Pura habilidad

Al tener 2 botones y los direccionales, las opciones que tendremos son limitadas, pero suficientes. Con un botón aceleraremos normalmente, aumentando de velocidad con el tiempo, haciendo que suba de a poco el medidor de calor. Con el otro botón, tendremos aceleración mejorada, que iremos mucho más rápido, pero hará que el medidor también se llene mas rápido. Una vez que el medidor se llene, nuestra moto se detendrá y no avanzará hasta que el medidor se vacié nuevamente. De vez en cuando encontraremos unas flechas blancas en el suelo, si las atravesamos, nuestro medidor de calor de restaurará.

Trata de no caer

Representación gráfica de una caída

Dentro de cada pista encontraremos diversos obstáculos en formas de rampas, colinas, tierra y hasta caminos son asfaltar. Cuando saltamos en una de las rampas o colinas, la moto se inclinará hacia atrás, al estar en el aire, nosotros podemos cambiar la inclinación de la moto con los botones direccionales, tratando de encontrar la mejor posición para aterrizar. Si aterrizamos de manera correcta, seguiremos con la carrera, pero si aterrizamos mal puede que se reduzca nuestra velocidad o que nos caigamos de la moto, teniendo que volver a subirnos, apretando rápidamente los botones para volver más rápido.

Por último, tenemos el modo diseño. Acá como una especie de Mario Maker, tendremos una pista en blanco, donde nosotros podremos poner los obstáculos que queramos. Podremos poner el largo que queramos en la pista, todas las colinas que veremos en los modos principales y todo tipo de pistas. Como dije antes, lo malo es que, al hacer la pista, se puede jugar normalmente, pero al apagar la consola esta se perderá, sin oportunidad de guardarla.

Conclusión
Excitebike es un juego de carreras bastante sólido. Supieron implementar mecánicas simples pero que le dan gran profundidad al título, tales como el calentamiento del motor y la inclinación de la moto al saltar. Puede ser un juego corto que puede pasarse en unos 15 minutos, pero siempre que se vuelve a él nos dará unos 15 minutos de pura diversión.
Lo Mejor
  • Podes crear pistas
  • Fácil de jugar
Lo Peor
  • Muy corto
  • No poder guardar las pistas que creamos
6.8
Historia - 5
Jugabilidad - 8
Graficos - 7
Sonido - 7
Escrito por
Chef profesional. Coleccionista aficionado de videojuegos y consolas. Nunca me salió un 360 No Scope.

Vota esta review

0 0

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Olvidé mi contraseña

Por favor, introduzca su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Usted recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.